28.03.2018

Comunidad islámica de Iquique se expande hacia la Región de Antofagasta

AIN.- Actualmente hay cerca de 40 musulmanes en esa ciudad y tienen tan solo un templo de oración en una vivienda, donde no hay espacio para que todos asistan.

Una naciente comunidad islámica está desde hace tres años tomando fuerza, lenta pero sostenidamente, en Antofagasta. Tanto así, que los musulmanes existentes en Iquique, con apoyo desde Santiago, están buscando consolidar su presencia en la II Región y quieren levantar una mezquita en la ciudad, que sería la quinta en el país.

Umar Khan, encargado de la mezquita Bilal de Iquique, explica que el proyecto comenzó a plantearse hace más de dos años, cuando compraron un inmueble en Antofagasta con el fin de acoger a las familias locales que profesan el islam.

El lugar, ubicado en calle Baquedano, en pleno centro, es utilizado como templo por unas 40 personas que asisten a diario a las oraciones dirigidas por Abdul Rashid, encargado del recinto.

Pero la estrechez de espacio impide separar a hombres y mujeres, por lo que hasta ahora "solo pueden asistir los hermanos, ya que la mujer en el islam tiene mucho resguardo, y para evitar incomodidad, por el momento solo asisten hombres", asegura Rashid. Explica que en Antofagasta la comunidad musulmana va variando en cantidad. "Hay veces que tenemos 60 hermanos, pero al tiempo baja a 25, ya que muchas personas que llegan a esta ciudad lo hacen por trabajo", dice.

Khan agrega que los recursos para comprar la casa en Antofagasta fueron aportados principalmente por los musulmanes de Iquique -comunidad que ha crecido fuertemente en esa ciudad y ya llega a casi mil familias-, con ayuda de la comunidad islámica de Santiago.

"Fuimos a ver los permisos en la municipalidad con el arquitecto, pero la situación se nos complicó, ya que al ser una casa antigua ubicada en un sector patrimonial del centro, si queremos demoler debemos mantener la fachada y dejar un espacio entre esta y la construcción, pero la casa es muy pequeña para eso", remarca Khan. Por ello, la intensión ahora es venderla y comprar un terreno en un sector más alejado para poder construir ahí una mezquita.

Aun sin mezquita, los musulmanes mantienen una vida religiosa activa y su presencia ya se hace notar en una ciudad donde no son tantos como en Iquique. "Al principio a las personas les llamaban la atención nuestras vestimentas, pero eso ha cambiado", concluye Rashid.
 

Fuente: Economia y Negocios Online
Tu Nombre:


Tu Mail:


Nombre del Destinatario:


E-mail del Destinatario: