15.03.2020

Un año después del atentado terrorista, los musulmanes de Nueva Zelanda se sienten amenazados

AIN.- Las consecuencias de la masacre de Christchurch, cuya ceremonia de aniversario fue anulada debido a la epidemia del nuevo coronavirus, fueron más allá de las fronteras de Nueva Zelanda.

Un año después de los ataques en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch perpetrados por un supremacista blanco australiano, la comunidad musulmana de Nueva Zelanda se siente amenazada y cree que la solidaridad nacional provocada por la tragedia se ha esfumado.

El día después de los ataques del 15 de marzo 2019, en los que fallecieron 51 personas, la comunidad musulmana tenía la "impresión de que toda la población de Nueva Zelanda estaba junto a ellos", dice Aliya Danzeisen, portavoz de la comunidad. informó AFP, citada por el Universal.

Pero ahora "no nos sentimos seguros", explica Danzeisen, un año después de que estos atentados sacudieran esta nación con reputación de ser un lugar tranquilo y hospitalario.

El malestar persiste entre la comunidad musulmana, objeto hasta hoy de amenazas y críticas, según esta responsable.

La primera ministra, Jacinda Ardern, que fue elogiada por el mundo por la manera de gestionar esta crisis, reconoció el viernes que quedaba "mucho por hacer" para combatir a los supremacistas blancos.

Las musulmanas que usan velo son a menudo tomadas como blanco porque se piensa "que son vulnerables y que no pueden defenderse", explica Anjum Rahman, confundadora del consejo de mujeres musulmanas de Nueva Zelanda.

El gobierno neozelandés reaccionó rápidamente ante esta masacre. Se endureció la ley de tenencia de armas, Ardern lanzó una campaña de lucha contra los contenidos extremistas en internet y se abrió una investigación judicial para saber qué podría haberse hecho para impedir estos ataques.

Fuente: AIN
Tu Nombre:


Tu Mail:


Nombre del Destinatario:


E-mail del Destinatario: