Más de 12.000 niños y niñas palestinos, arrestados desde el año 2000 por Israel

30.07.2018

ImprimirEnviar por e-mail

Más de 12.000 niños y niñas palestinos, arrestados desde el año 2000 por Israel
Fuente: AIN

AIN.- Los menores, juzgados en Cisjordania por la ley marcial y en Jerusalén por la civil, son sometidos a violencia verbal y física en los interrogatorios

Desde el año 2000, más de 12.000 niños y niñas palestinos han sido arrestados por las fuerzas israelís. Según Addameer, ahora hay 291 detenidos, 49 menores de 16 años. Los suelen acusar de haber lanzado piedras contra soldados, policías o coches de colonos, cargo que les puede suponer 20 años de cárcel.

"Los detienen de forma regular e indiscriminada sin pruebas o con muy pocas. Los tribunales suelen basarse en testimonios de soldados para condenarlos", denuncia la oenegé israelí BTselem.

"El porcentaje de condenas en Cisjordania es de casi el 100% porque los acusados firman a regañadientes acuerdos de reducción de pena en que se declaran culpables", señala la oenegé.

Los menores en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel, están sujetos a la ley militar y los juzgan tribunales castrenses. Según la ley, los padres han de ser informados del arresto de sus hijos y tienen derecho a estar en las audiencias, pero esto se cumple poco. Los interrogadores tienen que informar a los menores de su derecho a un abogado, aunque solo se contacta con uno si el niño facilita sus datos.

Los periodos de detención se redujeron sobre el papel pero se renuevan fácilmente. La sentencia contra un menor palestino se decide según la edad que tiene al juzgarlo, no cuando cometió el supuesto delito.

Muchos menores han sido sometidos a violencia verbal y física y han firmando confesiones en hebreo que no entienden. "La fuerzas israelís han torturado o maltratado a detenidos palestinos, incluidos niños" con métodos como golpes, bofetadas, estrangulamientos, posiciones dolorosas, privación de sueño y amenazas", afirma la ONG Amnistía Internacional. A veces les proponen ser informadores de las fuerzas de seguridad, según informa el Periódico de Catalunya.