El Centro Islámico de la República Argentina expresa sus condolencias al Gobierno y Pueblo de Indonesia

27.12.2018

ImprimirEnviar por e-mail

El Centro Islámico de la República Argentina expresa sus condolencias al Gobierno y Pueblo de Indonesia
Fuente: AIN

AIN.- En un comunicado emitido ayer miércoles, El Centro Islámico de la República expresa sus condolencias al Gobierno y Pueblo de la República de Indonesia por las víctimas del tsunami.

Texto del comunicado:

El Centro Islámico de la República expresa sus condolencias al Gobierno y Pueblo de la República de Indonesia por las víctimas que el domingo 23 de diciembre causó el tsunami que se abatió sobre varios kilómetros de costa, tanto en la isla de Java como en la de Sumatra, que fue consecuencia de una erupción del volcán Anak Krakatoa, localizado en el estrecho de la Sonda. Este tsunami produjo un corrimiento de tierras submarino y desplazó el agua de forma muy violenta con un oleaje que alcanzó los tres metros de altura y una velocidad de casi mil kilómetros por hora en algunas zonas.

Hasta ahora son 492 los fallecidos, 154 los desaparecidos con más de 1500 heridos de diversa gravedad. El número de desplazados, según el último recuento oficial, asciende a unas 16.000 personas. Viven en refugios improvisados, alejados de la primera línea de mar, donde duermen a la intemperie. Estas cifras son provisionales y además el volcán continúa muy activo expulsando cenizas que genera una densa nube gris extremadamente tóxica. Otros de los graves inconvenientes es la lluvia, que prácticamente no ha parado de caer desde que se produjo el tsunami, y en ocasiones lo hace de forma torrencial lo que dificulta las tareas de rescate.

El archipiélago de Indonesia, formado por 17.508 islas, tiene hoy 260 millones de habitantes de los que 224 millones son musulmanes, constituyendo el país con mayor población musulmana en el mundo.

Rogamos a Dios Altísimo y Misericordiosísimo que otorgue Su Paz a las víctimas y que alivie el dolor y la angustia de sus familiares y a los numerosos damnificados. “Ciertamente pertenecemos a Dios y en verdad a Él hemos de retornar” (El Generoso Corán, 2:156).