El Centro Islámico de la República Argentina repudia las expresiones islamofobicas de Daniel Hadad

19.12.2019

ImprimirEnviar por e-mail

El Centro Islámico de la República Argentina repudia las expresiones islamofobicas de Daniel Hadad
Fuente: CIRA

AIN.- En el programa “Luis Novaresio entrevista” (LNE) que se emitió por América 24 el pasado martes 10 de diciembre, en el reportaje efectuado por el periodista Luis Novaresio al empresario de medios de comunicación Daniel Hadad, este último realizó una agresión premeditada y gratuita contra la fe del Islam y la sensibilidad de la Comunidad Islámica en su conjunto.

La agresión contra la fe religiosa es preocupante, aunque se trate de un hecho aislado, y lo es más aún si se hace con desprecio y burlonamente hacia quienes cultivan una religión monoteísta. Ello es una muestra clara de la falta de respeto a la Ley y una predisposición a fomentar el odio.

Nuestra Carta Magna garantiza y tutela la libertad de expresión y de cultos (art. 13), pero ello no es un derecho absoluto e ilimitado, tiene sus lindes, en tanto y en cuanto las imágenes representadas en esa caricatura violentan e infringen la Ley Nacional nº 23592 (1988) y la Ley nº 5261 (2015) de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin soslayar al artículo 75 inciso 22 de la Constitución Nacional y los tratados internacionales a ella incorporados.

En virtud de la primera norma, los actos y acciones que importen una discriminación islamofóbica conllevan a la reparación del daño moral y material causado. Por otro lado, el ordenamiento legal citado en segundo término prescribe que toda acción u omisión a través de patrones estereotipados, insultos, ridiculizaciones, humillaciones, descalificaciones, y/o mensajes que transmitan y/o reproduzcan dominación, desigualdad y/o discriminación en las relaciones sociales, naturalice o propicie la exclusión o segregación, así como las conductas que tiendan a causar daño emocional o disminución de la autoestima, perjudicar y/o perturbar el pleno desarrollo personal y/o identitario, degradar, estigmatizar o cualquier otra conducta que cause perjuicio a su salud psicológica y a la autodeterminación de las personas, son pasibles de las sanciones que dicho texto legal establece (art. 2 y 3 Ley 5261).

En nombre de la libertad de expresión, no se puede zaherir o difamar al Profeta Muhammad (Paz y Bendición) y a los creyentes que profesan el Islam. El retrato y los diálogos reproducidos en el grotesco y deleznable diálogo de Hadad y Novaresio comportan a su turno tres gravísimas ofensas, a saber:

1) la frívola utilización de la figura del Profeta del Islam y por consiguiente la afrenta a los mil setecientos millones de musulmanes y musulmanas que habitan en los cinco continentes;

2. la sugerencia de “mártires inmolados”, lo que solapadamente induce a pensar que los “musulmanes” son proclives o alientan el suicidio o el terrorismo, cuando en realidad el Islam prohíbe rigurosamente la práctica del suicidio y el terrorismo, y exalta la defensa y preservación de la vida humana por sobre toda otra cuestión como lo especifica puntualmente el versículo del Noble Corán que expresa: «Quien matara a una persona fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad, y que quien salvara una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de de toda la Humanidad.» (5:32)

El Centro Islámico de la República Argentina repudia las expresiones islamofóbicas de Daniel Hadad que desde hace décadas viene propalando por sus medios televisivos, radiales y escritos, y también la pasividad y falta de profesionalidad de Luis Novaresio que debió señalar la irresponsable e inadmisible actitud de Hadad. En nuestra Argentina, ejemplo de diálogo y convivencia pacífica entre religiones y culturas, no hay lugar para la discriminación, la xenofobia, el racismo y la intolerancia.