La comunidad judía organizó un agasajo online a referentes musulmanes de Latinoamérica en el mes del Ramadán

23.05.2020

ImprimirEnviar por e-mail

La comunidad judía organizó un agasajo online a referentes musulmanes de Latinoamérica en el mes del Ramadán
Fuente: Infobae

AIN.- Como sucede desde hace siete años, el Congreso Judío Latinoamericano (CJL) invitó el pasado jueves a la comunidad musulmana a un iftar, la comida nocturna con la que se rompe el ayuno diario durante el mes islámico del Ramadán. Pero esta vez la pandemia del coronavirus hizo que la costumbre fuera diferente. Es así que lo que en otras ocasiones fue una reunión en la sede del CJL, en esta oportunidad se cambió a un encuentro virtual, que además tuvo la participación de referentes judíos y musulmanes de la región.

A través de la aplicación Zoom, confluyeron representantes del judaísmo y el Islam de Brasil, Chile, Panamá, Ecuador, Perú, Colombia y Costa Rica, además de Argentina. En total fueron 50 dirigentes, referentes de las comunidades, imanes y rabinos que se conectaron desde diez ciudades, se unieron en la distancia y desearon “Ramadán Kareem”, un feliz Ramadán.

Claudio Epelman, director ejecutivo del CJL, resaltó el espíritu del agasajo que realizó la organización. “Desde hace siete años, el CJL ofrece un corte de ayuno de Ramadán para la comunidad musulmana en Argentina que une a la dirigencia y juventud de ambas colectividades, así como a funcionarios y diplomáticos. El aislamiento social, lejos de impedir continuar con esta tradición, logró que este año este acto de convivencia crezca y se vuelva regional”, dijo.

En ese sentido, Epelman destacó que “la convivencia interreligiosa de esta parte del mundo puede servirle a otros en momentos donde el mundo necesita inspiración”.

El rabino Gustavo Kraselnik, de la Comunidad Kol Shearith Israel de Panamá y representante para el diálogo interreligioso del CJL, fue el encargado de darle la bienvenida a todos los presentes.

A continuación, cada integrante de la comunidad judía de su país presentó al referente islámico local, que dejaba una pequeña reflexión. El primero fue el rabino Michel Schlesinger, de la comunidad judía de San Pablo, quien presentó al Imán y Sheikh de la Mezquita de Brasil. En tanto, Mohamad Bukai recitó el tradicional llamado a la oración, el Adán.

La Diputada Nacional por Córdoba, Soher el Sukaria, también fue invitada. Luego de reflexiones de referentes de las comunidades judías de todos los países, se expresó agradecida por formar parte del acto, subrayó que en el parlamento trabaja codo a codo con representantes de distintas expresiones de fe y llamó a que “más personas se animen a ser voceros y ejemplo”.

Desde Argentina, se unieron los rabinos Marcelo Polakoff, Marcelo Bater, Jonás Shalom, Adrián Fada y Eliahu Carvajal. La comunidad musulmana local también fue parte de esta celebración de la coexistencia. Omar Abboud, diputado porteño y referente de la comunidad islámica local, llamó a acordarse de los que “no eligen ayunar, sino que su ayuno es impuesto por la pandemia o por otros”.

Sumer Noufouri, presidente del Instituto Islam para la paz, y Adalberto Assad, dirigente comunitario de la comunidad árabe argentina, también participaron.

Por su parte, la juventud estuvo representada por miembros del Instituto Islam para la Paz y del CJL que desde hace años trabajan en conjunto para integrar a ambas comunidades.

En tanto que por Colombia, además del director ejecutivo de la Comunidad Judía, Marcos Peckel, asistieron el rabino del Centro Israelita de Bogotá, Alfredo Goldshmidt y el presidente de la Asociación Islámica Benéfica de Bogotá, Ahmad Tayel. Este último sostuvo que “la hermandad emana del mismo cuerpo de nuestra religión”.

Luis Ibrahim, representante de la comunidad islámica en el comité interreligioso de Panamá, expresó: “Personas como nosotros que estamos aquí reunidos somos los que hacemos la diferencia. El obstáculo no son las religiones, son las personas que entienden mal la religión”.

Polakoff, representante de diálogo interreligioso del CJL, cerró el agasajo con una reflexión inspiradora: “Les queremos agradecer por compartir con nosotros su cultura y sus oraciones. Vamos a seguir haciendo muchas cosas juntos. Nos agasajamos a nosotros mismos cuando agasajamos a ustedes, nos sentimos fraternos y hermanos”.