“La prioridad de la comunidad islámica de Guayaquil es la construcción de una mezquita”

28.07.2020

ImprimirEnviar por e-mail

Juan Saud, Presidente del Centro Islámico de Guayaquil
Fuente: AIN

AIN.- Así lo señaló el Presidente del Centro Islámico de Guayaquil, en Ecuador, Sr. Juan Saud, en una entrevista otorgada a la Agencia Islámica de Noticias (AIN).

La construcción de mezquitas en los países latinoamericanos, continua siendo una problemática mayor para las comunidades islámicas, más por la falta de recursos financieros que por trabas administrativas, ya que en la mayoría de estos países la libertad de culto es un derecho garantizado por las constituciones locales.

Los musulmanes en América Latina necesitan para practicar su fe un mayor número de mezquitas, sobre todo en ciudades alejadas de las grandes capitales, los orantes no encuentran más que pequeñas salas para rezar (Musalas), pero que no cumplen con los requisitos ya que son en muchos casos exiguas.

Esta necesidad surge a pesar del menor crecimiento de los musulmanes en la región comparado con el resto del mundo ya que para el año 2050, se espera un crecimiento de la población total del orden del 27% mientras la comunidad islámica no crecerá más del 13 % según un estudio del Centro de Investigaciones PEW.

A pesar de la baja presencia de musulmanes en los países latinoamericanos, y particularmente en Ecuador, donde se estima que el numero oscila entre 10 a 15 mil, (cifras no oficiales), la construcción de mezquitas continua siendo un problema mayor, este es el caso de la ciudad de Guayaquil, una ciudad de 5 millones de habitantes con 5000 musulmanes, el único lugar donde se realizan las oraciones es un planta de un edificio alquilado por el Centro Islámico de la ciudad.

El presidente del Centro Islámica de Guayaquil, y en una entrevista otorgada a la Agencia Islámica de Noticias, habla de esta problemática de falta de mezquita, pero también de una escuela islámica y de un cementerio.

El presidente de la institución islámica coloca la construcción del lugar de culto como una prioridad, ya que las autorizaciones han sido otorgadas, aunque se sigue conversando con el municipio sobre la localización de una futura mezquita y el Sr. Jorge Saud insiste sobre la necesidad de no aislar el lugar de culto en las afueras de la ciudad pero acercarlo al centro como ocurre con el resto de los templos de otras religiones.

Sr Presidente, ¿que nos puede contar sobre la llegada del Islam y de los musulmanes a Ecuador?

En realidad, no hay datos concretos sobre la llegada del Islam y de los musulmanes al Ecuador. El país conoció como el resto de los países latinoamericanos una ola de inmigración hace más de un siglo, pero la gran mayoría de los inmigrantes que llegaron a Ecuador eran libaneses cristianos.

Es cierto que hubo algún que otro musulmán, pero ningún dato oficial. Recién en el año 2003, un grupo de musulmanes tomó la iniciativa de alquilar un sitio para cumplir con las oraciones aquí en Guayaquil, y nosotros como institución islámica pudimos obtener en el año 2004 los permisos para iniciar nuestras actividades de forma legal.

El número de musulmanes no cesa de crecer en todo el mundo. ¿Cuánto estima usted el número de musulmanes en el país y cuánto estima que pueda crecer el islam en su país?

Tampoco hay números oficiales, ya que los censos en Ecuador no toman en cuenta las creencias religiosas de la población, aunque aproximadamente se puede hablar de una cifra que oscila entre 4 y 5 mil musulmanes en Guayaquil, además de 5 mil en la ciudad de Quito. En definitiva, se puede hablar de una cifra total de 10 a 15 mil en todo el país.

¿Y cree que hay suficientes mezquitas para que todos los musulmanes del país puedan practicar su fe?

Hay muy pocas mezquitas aquí en Ecuador, además de las dos mezquitas de la ciudad de Quito, una administrada por el Centro Islámico Jalid Ibn Al Walid y otra por el Centro islámico del Ecuador, hay una mezquita en Amazonia que queda chica por el numero de conversos que tiene la región, además de salas de rezos como aquí en Guayaquil, u otras salas que utilizan algunas comunidades para practicar su fe, como la sala de la comunidad paquistaní.

Aquí en Guayaquil, a pesar de ser la ciudad más grande del país, con 5 millones de habitantes, todavía carece de una mezquita, es cierto que los permisos gubernamentales han sido otorgados, aunque estamos todavía negociando con las autoridades municipales sobre la ubicación de la mezquita. En realidad no queremos que la mezquita sea construida en el último rincón de la ciudad, al contrario debe ocupar un lugar céntrico como el resto de los templos religiosos por una necesidad imperiosa de visibilidad.

Obviamente, la falta de recursos financieros tampoco ayuda, aquí la comunidad islámica carece de recursos, y esto dificulta aún más la edificación de una mezquita pero si Dios quiere hay buenas señales y próximamente tendremos novedades al respecto.

Hoy, tenemos un edificio de tres plantas alquilado, donde funciona una sala de rezo, oficinas administrativas y un auditorio para nuestras actividades.

Últimamente con la pandemia del Covid-19, surgió en todo el mundo occidental, el tema de la falta de cementerios islámicos, ¿que nos puede decir al respeto a nivel local obviamente?

Este es otro problema, aun más difícil a resolver, ya que los trámites son mas engorrosos y la obtención de las habilitaciones es algo más complicado. Aquí en Ecuador no existe ningún cementerio islámico, lo que se suele hacer es convenios con cementerios privados para la obtención de parcelas donde se entierran a los difuntos musulmanes, pero esto queda muy pero muy insuficiente y nos encontramos en la actualidad con un déficit enorme en este sentido.

Además de la mezquita, y de una escuela, un cementerio islámico es uno de nuestros proyectos como institución y comunidad islámica aquí en Guayaquil.

¿Qué nos puede decir del tema del halal, especialmente en el rubro alimenticio?

Nuestra institución se ocupa también de la certificación halal, pero solamente para el ámbito exportador. Para el consumo local, es mucho más complicado porque las cantidades son pequeñas y los productores cárnicos no les conviene parar todo una cadena de producción para sacrificar 4 o 5 vacas, encima no nos olvidemos que las exportaciones ecuatorianas en general no son carne pero otros productos.

En definitiva, es muy complicado conseguir aquí en Ecuador productos halal, como en otros países latinoamericanos.

¿En qué estado están las relaciones de la comunidad islámica con las otras comunidades en el país?

Gracias a Dios, con el resto de las comunidades religiosas o con el resto de la sociedad, nunca hemos registrado conflictos, se convive de forma pacífica. Aquí en Guayaquil, nunca hemos tenido un conflicto, es mas hemos participado en 3 o 4 ocasiones en reuniones interreligiosas.

En todo caso, la política de nuestra institución, es alejarnos de toda situación que pueda general algún conflicto.

Se habla mucho de islamofobia en el mundo, ¿Existe este tipo de actos en Ecuador? Y ¿Tienen un registro de actos islamofóbicos en el país?

Hubo dos o tres casos puntuales de islamofobia, pero nada grave, son casos muy aislados, nunca hubo vandalismo de instituciones islámicas o agresiones físicas contra los musulmanes, inclusive por ejemplo para sacar el documento de identidad, una ley permite a las mujeres musulmanas sacarse fotos con el hiyab.

Con respecto al resto del país, nunca escuchamos o nos llegó una queja por un caso de islamofobia.

¿Cuál es la visión que tiene el resto de la sociedad del islam y de los musulmanes?

Lo que se puede decir es que no hay ninguna animosidad ni rechazo, pero también hay un desconocimiento muy grande del islam, por ejemplo llegue a tener preguntas como (¿Usted habla musulman? O también ¿Que comen ustedes?).

Justamente por este motivo que organizamos charlas para informar a la ciudadanía y que insistimos en tener un programa radial.

¿Cuáles son las actividades que lleva adelante su institución?

La actividad principal de nuestra institución es el establecimiento de las oracion es, además de todo lo que se refiere a la práctica religiosa de los musulmanes, las festividades del eid, el ramadán… Pero también, organizamos actividades culturales, educativas, sociales e informativas para la comunidad musulmana y para el resto de la sociedad.

Organizamos cursos de creencia religiosa, de idioma árabe para los musulmanes, pero también recibimos alumnos de colegios y estudiantes universitarios con el objetivo de transmitirles las ideas básicas de nuestra religión.

Asimismo, estamos contemplando lanzar un programa radial que creemos muy necesario para informar a los musulmanes y no musulmanes.

También organizamos cursos para niños y jóvenes en periodos de receso escolar, aunque es muy difícil solventarlos en el tiempo por falta de recursos financieros.

¿Cómo lleva adelante la institución, sus actividades durante este período de cuarentena por la epidemia que azota al mundo?

Sorpresivamente, durante estos últimos meses que nuestra institución estuvo cerrada por la pandemia, hubo una participación record en nuestras charlas virtuales, organizamos cerca de 15 charlas donde tocamos varios temas y gracias a Dios hubo una buena reacción de los participantes.

En unas palabras, como nos puede describir la situación del Islam en Ecuador

Depende de muchos factores, ahora si nos comparamos con Brasil, Argentina o hasta con Venezuela, estamos atrasados varios años, es más diría que estamos en pañales, pero si miramos unos años atrás y gracias a Dios muchas cosas se han hecho aquí en Guayaquil, y en Quito.

Hace 17 años atrás aquí en Guayaquil no había ni un lugar para rezar, el islam estaba ausente como institución, hoy gracias a Dios esta nuestra institución y realizamos actividades que hace unos años atrás ni se imaginaban.