Maher Zain: El cantante de la esperanza islámica

16.06.2011

ImprimirEnviar por e-mail

Maher Zain, el cantante sueco de origen libanés.
AnteriorSiguiente
Fuente: ELMUNDO

AIN.- El sueco de origen libanés que enamora al mundo islámico, de Marruecos a Indonesia, conseguido más de dos millones de fans en Facebook y ahora renueva el estilo de anasheed, la música religiosa islámica.

Desde su compañía de discos destacan el hito de haber conseguido más de dos millones de fans en Facebook. La cifra sigue subiendo y podría haber estado detrás de los descarados éxitos de Lady Gaga o Jennifer López como productor musical, pero Zain, tuvo su despertar y ahora renueva el estilo de anasheed, la música religiosa islámica. "Quiero ofrecer una alternativa para los musulmanes que aprecian las artes y la música, ofreciéndoles música buena y limpia, que ojalá les ayude a sentirse orgullosos de su identidad", explica a ELMUNDO.es

Zain llegó a Suecia con ocho años y allí pasó su juventud cantando rap y aprendiendo a tocar algunos instrumentos. Se licenció en Ingeniera Industrial, tras lo que empezó a centrar todos sus esfuerzos en la música como productor. Fue entonces cuando conoció al ahora tan afamado RedOne, el tetuaní que ha creado varias de las canciones más exitosas de artistas como Enrique Iglesias, Sugarbabes o Mika.

Según su biografía oficial, pese a tener el trabajo ideal y éxito, se sentía "lejos de lo que llamaría un sueño". Sobre su "despertar", Awakening en inglés, como se llama su compañía de discos, explica: "En realidad, yo estaba muy lejos del Islam y no había tenido una vida religiosa. Me convertí en la persona que soy hoy en día hace casi tres años y medio. Estaba tratando de encontrar la felicidad de muchas maneras y en muchos lugares diferentes de donde en realidad está la felicidad, pese a que el camino correcto había estado delante de mí todo el tiempo. ¡Sólo tenía que abrir los ojos! Ahora siento que estoy donde debería haber estado hace muchos años".

En 2009 ganó el premio a la mejor canción religiosa de Nugoom FM, la emisora de radio convencional más grande en el mundo árabe. Recibió 23.000 votos, más que otras clásicas estrellas como Sami Yusuf, Hussein Al Jasmi o Mohammad Mounir.

Según dice, hay que entender que la música islámica no tiene por qué tratar sólo sobre Allah. "El Islam es la paz, la esperanza, las buenas costumbres, el respeto, el amor. Esto es lo que se puede encontrar en mi trabajo".

Su gira de conciertos los lleva por el mundo, desde Holanda a Singapur, y sobre todos va dando cuenta a través de las redes sociales. ¿Es su apuesta por la música islámica una cuestión de negocios? Él lo niega y afirma: "Se trata más bien de que quiero enviar al mundo, un mensaje sobre la belleza del Islam y su verdadera esencia. Considero que ser tan conocido en Malasia, Indonesia, Singapur, o en cualquier otro lugar del mundo es una bendición de Dios, pues él conoce mis verdaderas intenciones, y sin su ayuda nunca hubiera sido lo que soy hoy".